07
Jun
10

Lancha Velera de Chiloé

LANCHA    VELERA   DE   CHILOE

La presencia de este tipo de embarcación en el Archipiélago de Chiloé se remonta a la llegada de los españoles. Los habitantes aborígenes de Chiloé contaban con rudimentarias embarcaciones como la Dalca de tres tablas  unidas entre sí por costuras de piel de animal, o el legendario Bongo, tronco de árbol ahuecado. Ninguna de estas embarcaciones usaba velas.

El español, hábil marino y excelente constructor, diseñó una lancha con Manga y Eslora en relación 1 es a 2, inspirado probablemente en embarcaciones existentes en las rías españolas. En el centro casi todas las lanchas alcanzaban la  mitad de su eslora. Una quilla de Ulmo o Tenío, cuadernas de Ciprés, mástil y cubierta de Alerce componían su estructura básica, el casco también de Ciprés, para la protección de éste, se empleaba brea de color negro.-

Su velamen era muy sencillo, compuesto de un Foque y una Cangreja su maniobra resultaba sencilla, incluso un solo tripulante bastaba para ello en condiciones normales de mar. Su superficie vélica alcanzaba los 70 mts cuadrados y la altura del mástil fluctuaba entre 12 y 14 mts de altura.-

Respecto de las dimensiones, no existen medidas establecidas, ya que los constructores  las fijaban según sus necesidades y a OJO, costumbre que hoy en el año 2009 se mantiene intacta, en la carpintería de ribera de Chiloé, aunque en decadencia.-

Sin perjuicio de lo anterior, la mayoría de las lanchas veleras bordeaba los 9 mts. de eslora desde el espejo hasta el extremo del botalón, la manga ,un poco más de 4 mts., el puntal de 1.60 mts.

Con el tiempo aparecieron algunas diferencias entre los constructores y según el lugar de construcción, así por ejemplo apareció la lancha velera cordillerana y la lancha velera Calbucana, cuya diferencia consistía en que la versión cordillerana aparejaba un pico de botavara más largo y al mismo tiempo el ángulo entre éste y el palo mayor no superaba los 15º.A diferencia de la Calbucana, el pico de botavara era más corto y el ángulo entre el pico de la botavara y el mástil alcanzaba hasta los 30º.

El  uso de éstas legendarias embarcaciones era uno sólo: acercar a los habitantes del Archipiélago a los centros poblados para  vender lo que llevaban y comprar lo necesario para retornar a sus apartados lugares. La familia chilota, en algún escondido surgidero, sin otro acceso que el mar, necesitaba de un medio de transporte para subsistir. Sus tripulantes que no eran otra cosa que familias completas, es decir marido, mujer e hijos, se lanzaban al mar  en viajes que a menudo duraban semanas en ida y vuelta al hogar terrestre, para lo cual instalaban a proa de la embarcación el brasero que habría de calentarles y también de permitirles la preparación de sus alimentos, este mismo espacio a proa de la embarcación servía para dormir. Aunque parezca increíble, sus necesidades las hacían simplemente sentándose en la borda de la embarcación de espaldas al mar.

Dado su enorme manga, su capacidad de carga era considerable, y como los viajes había que aprovecharlos al máximo, la bodega era cargada con leña (venta y consumo a bordo) sacos de mariscos, pescado seco y ahumado, sartas de  cholga seca, sartas de piures, el codiciado Alerce y Ciprés en diferentes medidas, sacos de papas ,corderos vivos, etc.,todo se comerciaba  en la misma playa, ya que las lanchas se dejaban varar  en la playa  y  los compradores llegaban  al costado mismo de  la  lancha en  carretas con  yuntas de bueyes a concretar el negocio esta escena se repetía en Ancud, Castro, Pto. Montt, Quellon, Quemchi, por nombrar los principales puertos de la zona.

Actualmente, la lancha velera esta en retirada, casi se podría decir que no existen.

Aun así, algunas personas ligadas al quehacer náutico han construido con fines turísticos  o  románticos algunas lanchas veleras, claro que en sus interiores no hay bodegas atiborradas de productos, sino que cómodos interiores con cocinas ,camarotes, baños, etc, como si fueran yates de crucero, manteniendo solo su inconfundible forma, que hoy se recuerda con nostalgia, sabedoras de haber escrito páginas que enriquecen la cultura náutica de Chiloé  y habiendo pasado a ocupar un insigne lugar en el listado de embarcaciones típicas de Chile.-

Juan Enrique Vásquez Ramírez

Modelista   Naval

Artículo publicado en el Nº 11 de REVISTA  VELEROS de Septiembre 2009.-




1 Response to “Lancha Velera de Chiloé”


  1. junio 16, 2010 a las 1:00 am

    Estimado Juan , recive un gran saludo y muchas felicitaciones por tu trabajo y tus comentarios, de las diferentes embarcaciones ,nuevamente felicitaciones.
    Nelson


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: